Blog de GABRIELL-V

ESTRES


Gran parte de la humanidad vive estresada pero,  que es en realidad el estrés? Y como nos afecta psicológicamente? Y que consecuencias tiene?.

Cuando tenemos un estrés físico,  nuestro cuerpo es sabio y se ralentiza, es como si se desconectara, el botón de apagado está pulsado y no nos deja por nada encenderlo. Necesita un respiro. Debemos de aprender a entender a nuestro cuerpo ya que la mente vá por un lado y el cuerpo vá por otro. De hecho los dos grandes motores que hacen que vivamos son el corazón y nuestro cerebro. La reina de nuestro cerebro es la mente y ésta es muy poderosa y tiene diferentes trabajos, es una pluriempleada.

Ella nos dá la orden del movimiento y de poder ejercer todas las funciones motoras y psicomotrices, con ella podemos navegar entre nuestros recuerdos y también clarividenciar ciertos hechos futuros y también lograr mover objetos sin usar nuestro cuerpo, eso entre otras muchas cosas.

Cuando el estrés es físico no tiene que ver con nuestra mente, nos hemos pasado de exigirle al cuerpo un sobreesfuerzo continuo y este te devuelve la moneda diciendo;      déjame descansar un tiempo!!.

Eso pasa cuando un cansancio extremo nos sobreviene. Y nos preguntamos porqué pasa esto?

Pasa porque nuestra mente impulsa a nuestro cuerpo a cumplir metas y por el nivel anímico o estrés X ya puede ser laboral, social o personal, nuestra mente impulsa a nuestro cuerpo mas allá de lo que haría normalmente, de tal forma que actúa como la cocaína, pero sin que sus efectos pasen, podemos estar así meses y al final terminamos inservibles.

Entonces la mente sigue exigiendo esa energía y nos sentimos abatidos porque no podemos lograr lo que queremos conseguir. Por eso es muy importante determinar lo que uno mismo puede abarcar, para que haya mens sana in corpore sano, uno mismo debe de descongestionar esos dos grandes motores, descargar la presión y saber delegar para que la mochila no sea tan grande. Y aplicar lo mas importante para poder llevar esa mochila semidescargada que es, aquello que nos hace feliz , aquello que nos enorgullece mostrar de nosotros y aquello donde encontramos nuestra paz.

Si el terreno familiar también es estresante también hay que saber delegar. No somos los salvadores de nadie. No vamos a asfixiarnos por querer cumplir con todo a la vez. Repito hay que delegar y sobretodo es muy importante saber delegar.

El estrés ataca al cuerpo desde diferentes puntos y a mucha gente le ataca desde el punto digestivo.

Hay quien le dá por comer o a quien le dá por no poder tragar ni agua. Y en un gran cajón metemos a los simuladores. 

Aquellos que les dá por comer desencadenan grandes trastornos alimenticios como por ejemplo bulimia, obesidad, etc. Estos individuos cuando pasan la etapa del estrés, entran en la etapa de la depresión por ver como han cambiado físicamente, intentan por todos los medios zafarse de los flotadores creados, e imparten grandes jornadas diversas de variadas dietas dando como fruto mas kilos encima por el efecto rebote.

Y los que no pueden comer, ven como merma su cuerpo poco a poco, sus fuerzas, sus ánimos, su físico se debilita y todo cuanto pillan de virus o bacterias se multiplica por 100. No pueden ingerir alimento a causa de los nervios, emociones y estrés. Cuando llega la hora de que todos almuerzan la victima intenta con su actitud comer, pero con forma se acerca al plato de comida, empieza a latirle tan fuerte el estómago como si este le dijera; Pero que haces!! Ni se te ocurra!! Y en ese momento parece como si un alíen quisiera salir del vientre. Es horrible, es una sensación nefasta, porque sabes que no te metes en el cuerpo lo mas necesario sino tan solo agua y zumos. Y cuesta salir bastante del hoyo, normalmente ocurre por estrés emocional. Es el peor  estrés que nos podemos encontrar o pasar, ya que es fácil morir de inanición, inclusive antes de ello al individuo se le ha tenido que hospitalizar varias veces para restaurar el cuerpo a base de sueros aliñados. En algunos casos hemos escuchado decir se murió de pena o murió de amor, este es el resultado. Tan sólo el individuo tiene en su mano la carta de mentirle a su cerebro para que éste lo deje en paz y mediante el engaño hacia así mismo poder seguir adelante y vivir.

Y por último tenemos el cajón de los simuladores, son aquellos que necesitan público cuando vacían su contenido gástrico o simularlo y luego decir que han echado los quirios. Aquellos que tienen una facilidad tremenda en vaciar sus estómagos donde les place y simular que lo hacen también. Normalmente tienen que conseguir persuadir a alguien de algo, intentar escabullirse de algo, la cuestión es que hacen su papel a la perfección para salirse con la suya, sea lo que sea y a los simuladores les dá igual si hay niños de por medio o gente verdaderamente mas enferma que ellos.

Los que quieren persuadir a alguien de algo, son extremadamente calculadores y controladores, preparan el entorno, los utensilios empleados, todo un ambiente propicio para que la victima se lo crea, las miradas lascivas y acusadoras, y el chantaje psicológico verbal añadido. Intentan poner la cara mas de buena posible o víctima,  y todo en conjunto es un auténtico asco para esa persona que lo tiene que aguantar.

Los que intentan escabullirse de algo, se comportan de la misma manera que los de la persuasión sólo que lo hacen no por hacer sentir mal a nadie, sino que lo hacen para zafarse de cualquier recado, viaje, situación prevista que le resulte un engorro, o no quiera seguir estando en un sitio, es muy triste y cobarde, porque también se puede decir;   te importaría que salgamos de este entorno y vayamos a casa?

Tan simple como eso, y afrontar la realidad de cara, no huyendo de discusiones.

Los simuladores vivirán enfadados con el mundo entero, porque los servicios sanitarios no son tontos, y nunca les dirán que tienen algo, que seria su carta comodín para utilizarla siempre a su antojo, entonces  entrarán en una espiral de la cual no pueden salir en la que cada vez tengan que ser mas cuidadosos con su engaño, hasta que los pillen y abran los ojos quien habiten con ellos.

Estos, suelen tener el colesterol alto y un montón de picos más altos en varios valores de una analítica por comer a escondidas y de forma glotona. Harán repetidas visitas al médico, pero éste le mandará lo más básico, un protector gástrico, que no afecta a nada y así el usuario se vá contento, y no le dá mas la vara. Si se pone más pesado entonces le mandará una prueba que ya sabe él que dará negativa y que el usuario en cuestión lo tendrá ocupado unos cuantos días. Al recibir la noticia de que no tiene nada, echará sapos y culebras por esa boca hablando del profesional y enfadando así al cónyuge o victima de está por no haber sido bien atendida.

Son muchas las artimañas empleadas por los simuladores, si nos ponemos a entenderlos, son gente insegura que no quiere perder aquello de lo que viven, y sobretodo son los dependientes.

Una persona trabajadora no puede permitirse esas tonterías, esas tretas no entran en nuestra cabeza, estamos demasiado ocupados como para idear algo tan macabro. Pero es la realidad, existen por miles y dentro de muchos hogares están el simulador y la victima. Pero el simulador si está estresado pero sólo para concretar que todo siga como estaba, sólo de forma mínima. Harán que prometas y jures, hasta conseguirán que ladres si hace falta para que te veas como la causa de su desdicha.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: